Jamones Raza Duroc

Ver como Cuadro Lista

2 Productos

por página
Orden descendente
Ver como Cuadro Lista

2 Productos

por página
Orden descendente

El origen del cerdo de raza Duroc

La raza porcina Duroc, originariamente denominada Duroc-Jersey, aunque no tan conocida en la península como la ibérica, tiene más de cien años de antigüedad. Originaria de Estados Unidos, donde es una de las razas de puercos más populares, surge del cruce de cerdos de las razas Old Duroc y Red Jersey durante principios del siglo XIX, llegando a Europa en torno a 1970.

A día de hoy, es una de las razas más populares en la mayoría de cruces porcinos orientados a la producción cárnica, ya que la infiltración de grasa que ofrece mejora todas las cualidades organolépticas del producto, especialmente su sabor, y la productividad de su raza es muy alta en comparación con las demás, favoreciendo una reducción importante en su precio.

La productividad de la raza Duroc. El por qué de su precio

Los marranos adultos son de un tamaño mucho mayor, dando como resultado mucha mayor cantidad de carne. Sus camadas, además de producirse dos veces al año, son mucho más numerosas, naciendo entre 16 y 20 lechones en cada una, quienes, a su vez, por las características de su raza, tienen mucha más resistencia tanto al clima como a las enfermedades, resultando en una mortalidad mucho más baja.

Si sumamos todos estos factores, cerdos de mayor tamaño, más resistentes, con camadas mayores y más numerosas, junto a unos estándares de calidad en la carne muy alta, debido a la infiltración grasa propia del animal, tenemos el evidente origen de su popularidad. La productividad del cerdo de raza Duroc es mucho mayor, manteniendo una calidad muy alta. Los ganaderos consiguen una producción cárnica muy alta por el mismo precio, pudiendo permitirse ofrecer jamones, paletas y embutidos mucho más baratos en comparación con los de otras razas, pero consiguiendo unos niveles de calidad en las piezas muy altos.

Es la única raza de cerdo con la que, según la normativa vigente, está permitido cruzar al cerdo Ibérico, hasta un máximo de un 50% de raza. La mayoría de los productos ibéricos que se comercializan en nuestro país, de hecho, proceden de puercos con la mitad de raza Duroc, por los motivos evidentes arriba explicados, su rendimiento.